DE M95 A KAY MOOR

El mensaje de Jesús, aun universal e intemporal, se transmite en épocas y lugares específicos, es decir, en culturas concretas.

¿Cómo lo entiendo yo para el aquí y ahora?

 Desde un contexto socio-educativo me he atrevido a plasmar toda mi experiencia existencial en este libro y quiero compartirlo con todos mis lectores.

Nos situaremos a principio de este siglo, en una sociedad de cultura mediterránea donde nos sorprende la agente M95 procedente del futuro. Es enviada al pasado a estudiar la historia, para ir construyendo el presente desde las experiencias pretéritas.

Ella va a ser la primera protagonista y la que narrará su experiencia mientras esté entre esa gente.

Se presenta como Kay Moor, sorprendiéndonos por sus errores de lenguaje al mostrarse como extranjera que no domina el idioma.

—Nosotras esperábamos encontrarnos con una joven de rasgos orientales. Teníamos noticia de que Usted era japonesa.

—La verdad, es esta mi nacionalidad, pero todos mis abuelos son americanos. La familia de mi madre van allí hace mucho en Tokio, mi madre ya nacer allí, y mi padre va muy joven a trabajar, también a Tokio como ingeniero técnico. Por eso, yo no tener cara japonesa, pero yo nacer y estudiar allí. Mis padres ya no son americanos y yo estoy de pasaporte japonés. Pero yo heredado ese gusto de aventuras y soy contenta de vivir otros países y gente nueva. Por eso soy contenta de conocer este lugar y me estudié mucho para venir y conocer más.

 —Seguro que no tendrá dificultad. La gente le va a ayudar, ya verá.

—Son Ustedes muy gentiles. Yo saber muy difícil hablar bien el idioma.

—Bueno, eso es remediable. Con un par de meses hablando y escuchando a la gente local se adelanta mucho —dijo la madre con una fugaz sonrisa.

—Ha venido a trabajar en el colegio del barrio ¿verdad? — preguntó Marta.

—Si quiero. Yo necesitar trabajo para ganar dinero y pagar los gastos aquí. Yo sé que ese colegio necesitar una profesora de informática y yo soy preparada para enseñar. Pero no estoy cierta. Mañana yo tener entrevistar del director.

Su actitud de apertura y de escucha audaz la sumerge en un continuo diálogo y colaboración con las personas que va tratando en su estancia en el lugar. 

Copio esta reflexión ya desde sus mismas páginas:

 » La dimensión transcendental de la persona, las relaciones familiares, la tarea educadora; la solidaridad con el vecino, el valor del sufrimiento y de las personas discapacitadas; la determinación ante el aborto y las drogas. Los conceptos de gobierno político, con un equilibrio de los tres poderes públicos: el ejecutivo, el legislativo y el judicial; la responsabilidad de la ciudadanía en su tarea sociales y laborales…, todo ello va llevado a M95 a un cambio sustancial de su persona, a descubrir nuevas razones que invaden sus sentimientos y enriquecen su conocimiento sobre el ser humano, transformando de raíz su personalidad»

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s