LA PUERTA

Nuestra fe parte del encuentro personal con Jesús. El cristianismo no trata tanto de una doctrina como de una persona. Nuestro credo no es solo una lista de artículos de fe, sino una persona viva: Jesús , alguien concreto. Por ello, toda reflexión existencial no puede desvincularse de Él sin perder inmediatamente su sentido transcendente.

De aquí que nuestra historia comience por la experiencia de alguien que descubrió el MISTERIO y no dudó en ponerse a la escucha del SEÑOR DE LA HISTORIA -JESUCRISTO-

Toda historia humana cobra su sentido pleno cuando entra por la PUERTA y toma el único CAMINO que le lleva hacia su plenitud.

El Evangelio, la buena noticia, es que por Jesús descubrimos cuanto necesitamos conocer para dar sentido transcendente a nuestra vida.

Podemos conocer todos los dogmas, podemos ser católicos ilustrados, pero sin un contacto constante con Él seguiremos siendo cristianos solo en la cabeza, y la fe no bajará al corazón, no habitará en lo más profundo de nuestro ser. La existencia humana cobra todo su sentido cuando descubre su dimensión espiritual.

Porque para ser verdaderamente cristianos es necesario, que el Verbo, es decir, la Palabra baje y venga a habitar en nosotros.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s