LA MATERNIDAD

Según nuestros criterios culturales más sanos, la esencia de la mujer, con la complementariedad del hombre, es dar la vida. Promover la vida, la natalidad, engendrar un nuevo ser humano, la maternidad de la mujer y la paternidad del hombre.

La vivencia de ser madre es única. Somos capaces de superar las molestias, los agobios, las fatigas…, por el gozo de disfrutar de ese nuevo ser que nos pertenece, por haber colaborado a formarlo dentro de mí.

» Por el hecho de ser mujer adulta, estás predispuesta a comprender las motivaciones más profundas del instinto maternal que todas llevamos por naturaleza. Porque no es sólo el hecho físico en sí, sino que, con nuestro desarrollo corporal, va creciendo en nosotras unas capacidades y unos valores, incluso unos sentimientos, que son propios de nuestro ser de mujer. Pienso que toda mujer está existencialmente hecha para acoger, sufrir con el otro, sentir y expresar ternura y compasión, ser paciente y servicial, cariñosa y tolerante, cercana, desinteresada y gratuita, en fin, una serie de valores humanos que son propios de la experiencia de sentir en nuestro interior la vida de otro ser»

Una mente sana, disfruta de esta experiencia, si no, presta atención a la emoción indescriptible de una madre primeriza:

—Desde que lo sentí en mí por primera vez, mi vida tiene un único motivo acogerle y darle vida. No sólo lo llevo en mi cuerpo, sino en mi corazón y en mi mente. Me siento portadora de algo tan grande que estaría todo el día absorbida por su presencia. Sólo el pensarlo me estremece.

 » Le he creado un precioso lugar en mi interior y le nutro con lo mejor de mi vida. Cuando encuentro algo hermoso, trato de transmitírselo a través de ese alimento misterioso con que le voy haciendo crecer dentro de mí. En el silencio de las noches, le cuento lo bonita que es la vida, lo hermosa que es la naturaleza, lo bello que es el mar y lo deseosa que estoy de que contemple todo esto con sus propios ojitos… Le pongo música suave y melodiosa mientras estoy trajinando por la casa y cuando reposo, lo arrullo en la mecedora y le digo palabras tiernas llenas de deseos de estrecharle con mis brazos. Estoy ansiosa por oírle, ver cómo se llena la casa con sus llantos y sus gorgoritos infantiles, sentir su vida fuera de mí, comentar con Toni su crecimiento cotidiano. Sueño con la deliciosa experiencia de poder juntos compartir nuestra paternidad. La casa será otra cuando nazca»

Es esta una realidad, toda mujer adulta estamos configuradas para experimentar la sublimidad de la maternidad.