Una jornada aconsejando y
ayudando

Juan terminó su información diciéndome:

—Verdaderamente, en estos años Andrés ha ido formando su personalidad. Aquella experiencia espiritual ahondó en los cimientos de su existencia y ha ido madurado profundamente
por su relación de amistad con el Señor. Él entró en su vida experimentalmente, compartiendo sus más íntimos sentimientos y motivaciones. Una amistad que va creciendo con los años. Una
relación que es inédita en cada individuo y que no es fácil ponerle palabras porque va más allá de lo tangible. Las respuestas vitales de Andrés son dadas desde un estado permanente de su vivir
atento ante los intereses y planes que el Señor le va marcando en su jornada cotidiana. Él se sabe amigo y colaborador incondicional por la causa del Señor y como tal actúa siempre.

Por todo esto, tenía muchas ganas de saber personalmente cómo se
desenvuelve entre los jóvenes, por lo que esta tarde, antes de que alguien
llegara, me las he ingeniado para entrar en la sala donde tiene sus
reuniones en el club, y he instalado un mini-casete debajo de su silla,
para grabar la sesión con control remoto
.

—Buenas tardes. Me gustaría que hoy reflexionáramos juntos sobre nuestra responsabilidad personal de ir mostrando con actos concretos que vivimos lo que decimos. En otras palabras, ser coherentes, actuando según hablamos, pues esta es la única manera de convencer, no con lo que se dice sino con lo que se hace y se vive. Ya sabéis las palabras del Señor que por nuestros frutos nos conocerán. ¿Queremos ser levadura pequeña, silenciosa, pero capaz de fermentar toda la masa? ¿Queremos ser sal que sazona toda la comida sin que se vea, pero que se la echa de menos si está ausente
del guiso? Pues esto sólo se consigue teniendo cuidado con ser coherente con los principios que nos han inculcado.

—Pero… ¿qué podemos hacer nosotros tan pocos, un grupo tan pequeño, ante todo un ambiente muchas veces hostil?

—Hay que ser imaginativos y creativos, pero sobre todo hemos de hilar muy fino y tener las antenas del espíritu conectadas permanentemente con nuestro maestro interior. Tened la plena confianza de que cada uno de nosotros lleva en su interior una gran riqueza, aunque no siempre seamos conscientes de ello.

—Esto, no parece muy fácil.

—No digo que lo sea, pero hemos de intentar poco a poco vencer las dificultades, seguros de que hemos sido llamados para ir colaborando en la transformación de la sociedad en la que vivimos, cada uno en su sitio y con las fuerzas que va recibiendo para cada ocasión, por eso nunca dejo de insistir en que el secreto de nuestro poder está en dejar que el maestro interior nos conduzca según sus planes, sin ser nosotros obstáculo, ni pretender ser los protagonistas. Este es el secreto, pues en cuanto queremos dominar la situación con nuestras pobres fuerzas o nuestro corto entender, el fracaso viene seguro.


—Tú lo dices muy convencido ¿verdad?

—Sí que lo estoy. Y si vosotros también creéis firmemente en que esta es vuestra misión y actuáis en consecuencia, poco apoco lo viviréis por dentro y podréis ser sembradores de la semilla de un mundo nuevo. Y para que todo esto tenga su fundamento, vamos a escuchar lo que dice el Libro:


—Así que obremos siempre el bien, para que el mundo crea en nuestro mensaje y se anime a buscar la auténtica felicidad que es el fruto de las buenas obras. Estas son las palabras que he recibido hoy para que os las transmitiera.


—Y ¿qué nos aconsejas?

—Voy a leeros el consejo que el propio Libro nos da:

EN EL SIGLO XXI

¿Cómo percibo yo la presencia del Señor de la Historia en el siglo XXI? Esta novela la escribí durante muchos años de reflexión; poco a poco iba plasmando lo que el Señor me decía, viendo en mi cabeza y en mi corazón hasta los más mínimos detalles, haciendo que sus protagonistas vivan una existencia ideal, según me imaginaba que podía ser el estilo de los seguidores de Jesús del siglo XXI, en un ambiente socioeducativo.

 Es mi manera de entender la presencia del Señor en la Historia.

Andrés ha entendido que su misión es anunciar a sus coetáneos “lo que ha visto y oído” en esos días.

A partir de ahora empieza el relato de lo cotidiano, la respuesta de Andrés a su misión, el vivir día a día para hacer realidad la propuesta de S.H.

Desde entonces, todo su tiempo, toda su vida gira como respuesta a la misión que se le confió. Así lo describe su amigo Juan, el sacerdote del barrio:

—Él fue el primero, luego nos contagió poco a poco a los que le conocíamos o trabajaban cerca de él. Fuimos descubriendo por su convencimiento, que la vida tiene otro sentido más allá del tener, el placer, el poder, el egoísmo… Como supondrás, la personalidad de Andrés, que tan original te resulta, su madurez, su gran riqueza interior, es el resultado de estos años, viviendo entregado a esta causa. No es que a la vuelta de aquellos días de vacaciones ya era lo que es ahora, pero aquel encuentro marcó el principio de un camino. Fue un hacerse poco a poco, un ir calando las experiencias que iba viviendo interiormente, un ir descubriendo cada vez con más lucidez el sentido de su existencia, hasta profundidades insondables, dejándose interpelar por esa voz interior que le conduce hacia el cumplimiento cotidiano de su misión en la vida. Su misión se la marcó aquel encuentro, pero como todo comienzo, poco a poco se ha ido convirtiendo en lo que es hoy. El tiempo y su postura de permanente fidelidad a este ideal, ha ido rotulando su persona. Su sentido existencial tiene una única meta que le da capacidad para impulsar todos los elementos que constituyen su personalidad.
S.H. no modifica la naturaleza, todos somos llamados a cumplir una misión concreta en la vida, pero sólo los que con generosidad se entregan en una fidelidad cotidiana, son los
que pueden alcanzar la satisfacción de su plenitud existencial.
El Señor llama, elige, pero respeta la propia autonomía, somos libres de aceptar su propuesta, no nos presiona ni nos manipula, sencillamente pide nuestra libre colaboración en sus planes de conducir la Historia. Porque sabemos que el mundo y el hombre les pertenecen, que él es EL SEÑOR DEHISTORIA, pero busca quién le ayude libremente. Él mismo ha dispuesto el tener que valerse de nosotros para llevar a cabo su plan, por eso, llama al hombre, lo interpela en sus actitudes, impulsa sus decisiones positivas, le ayuda a tomar una opción, le facilita el camino, pero respeta totalmente su respuesta, porque le quiere libre y responsable absoluto de su futuro, no esclavo. Sólo cuando descubrimos que para Él se nos ha dado la vida, podemos conducirnos hacia nuestra auténtica meta.
La respuesta es sin condiciones. Es una empresa de por vida, que te implica en todas las demás decisiones que vayas tomando a lo largo de tu existencia. Es hacer una opción radical para ser fiel a alguien que te invita a hacer tuya su causa. En esta decisión uno se juega la vida, pero te aseguro, por experiencia personal, que vale la pena.

Creo firmemente que todos somos elegidos para hacer una obra que apunta a eternidad, pero también hemos sido creado con libertad de decisión. Somos responsables de nuestras disposiciones y resoluciones mientras vamos por el camino de la vida, y aunque el trigo y la cizaña coexisten en nuestro interior, he querido, con este relato, ayudaros a optar por lo bueno de la existencia humana.

Ahora quiero invitar a cada uno/a en este momento, a que se pare en seco, y piense en lo esencial, sopese sus acciones cotidianas y analice si este es un momento de cambio de sentido que apunte a otras maneras de organizarse, de trabajar, de relacionarse… de en encontrarse consigo mismo y comenzar nuevas formas de actuar para que su vida tenga el sentido para el que fue concebido/a.  

ESTOY A LA PUERTA

La puerta es el muro que nos separa o nos comunica con Dios. Lo transcendente de la vida se encuentra detrás de ella. Muchos son los pasajes bíblicos que la mencionan. En nuestro relato también hablo de ella:

»Empezaba a oscurecer cuando llegó. Yo estaba sentado debajo de un pino con un libro abierto. Me había quedado reflexionando sobre unas palabras que acababa de leer y no captaba su significado:

»El forastero entró. Vino para quedarse unas horas y permaneció allí todos los restantes días de vacaciones ¿Qué pasó durante ese tiempo?
»Aquella persona no era ni más ni menos que el mismo S.H. Yo llegué a convencerme de que en él existía un poder superior por el que me sentía atraído, no a la fuerza, sino porque al ir pasando los días se iba creando entre nosotros unos fuertes lazos de profundo entendimiento. Era una relación que iba despertando en mí sentimientos de admiración y confianza. Si al principio me resultó extraño y sospechoso, poco a poco me sentía más cómodo y sereno. Su
fuerte personalidad me daba seguridad. La amistad que me ofrecía me llenaba de entusiasmo y me impulsaba a grandes empresas. Si me hubiera pedido conquistar el mundo no hubiera dudado en aceptar el cometido. Fueron unos días irrepetibles, que me llevaron a descubrir facetas de mí mismo hasta entonces insospechadas.
»Fue ahí donde me lancé a dar un nuevo sentido a mi vida. Él mismo me ayudó a optar libremente por un comportamiento responsable en mi inserción social concreta. Este era el sentido personal de mi paso por la historia, tomar en peso mis posibilidades influyentes como educador de las próximas generaciones.

»¡Este era el reto de mi existencia! Y acepté. No era un proyecto fácil, pero me arriesgué.

‘Bueno Andrés, estamos en la última noche, hoy cenaremos juntos y ya no me volverás a ver físicamente, aunque yo estaré contigo siempre porque te he inculcado mi espíritu. Como puedes ver, no he estado contigo estos días para transmitirte unos conocimientos, sino para despertar en ti unos sentimientos, unas motivaciones que llenen lo más profundo de tu ser con la energía de mi propia causa. Hemos creado unos lazos de amistad que te comprometen a serme fiel, a no fallarme porque yo cuento contigo y lo último que espero de ti es que me defraudes. Has llegado a entender que ese misterio que te atrae y te compromete es algo real. Ahora sabes que posees un tesoro inagotable que tienes que ir descubriéndolo y conquistándolo, no sólo para ti, sino para cuantos se relacionen contigo. Pues todos habéis sido llamados, pero cada uno tiene su puesto y su misión, como obreros de un proyecto común.

‘Te he elegido para que anuncies todo esto a tus hermanos. Te hago mi profeta. Yo cuento contigo para que tu mundo sea más fraterno y construyan entre todos, el camino hacia la felicidad.

El que te escuche, a mí me escucha. El que te rechace, a mí me rechaza. Y el que a mí me rechaza, rechaza al que me envió. El que no está conmigo está contra mí.

Mi Reino irrumpe con violencia. Y los que se esfuerzan lo conquistan.

Mira que te envío como oveja entre lobos. Sé, pues, prudente y precavido, pero confía en mí y no les tengas miedo.

¿seguimos soñando?

Andrés sigue contando a M95 su extraordinaria experiencia al encontrarse con ‘el misterio’ aquellos días en el que se le reveló su misión

»Una noche que paseaba por el campo después de cenar, gozándome en el placer de la brisa y de la soledad del campo desierto a aquellas horas, me sorprendió, a corta distancia, una luz extraña. Me acerqué a ella, y cuando estaba a un par de metros, la luz se fue agrandando hasta que quedé dentro de ella. Mi reacción primera fue tratar de huir, pero mis pies no respondieron y quedé como pegado al suelo enfrente de un hombre que me extendió su brazo y sin violencia me tomó de la mano y me llevó hacia una puerta que yo no había visto hasta ese momento. La verja se abrió automáticamente en cuanto pisamos el umbral.

»¿Qué hacía yo allí? ¿Por qué no ponía resistencia? ¿Hacia dónde nos dirigíamos? Estaba muy confuso, pero no sentía ninguna inquietud.

»Por fin llegamos a una gran sala inmensamente iluminada

Durante la visión miré que colocaban unos tronos.

Un anciano se sentó. Su vestido era blanco como la nieve;

Su cabellera, como lana limpísima Su trono, llamas de fuego;

Sus ruedas, llamarada; un rio impetuoso brotabas delante de él;

Miles y miles le servían, millones estaban a sus órdenes

»Yo no sabía si estaba soñando o despierto. ¡Me parecía todo tan irreal y absurdo! »¿Dónde estaba realmente? ¿Era aquello un sueño o una ilusión? »Seguí mirando. Y en mi visión nocturna vi venir

Una especie de hombre entre las nubes del cielo.

Avanzó hacia el Anciano venerable

y llegó hasta su presencia

»Yo estaba realmente confundido, no podía salir de mi asombro, estas visiones me espantaban. No cesaba de preguntarme si todo aquello estaba sucediendo de verdad.

 »Miré a mi alrededor buscando una explicación, una salida… algo que me sacara del estado en el que me encontraba. Sentía la urgencia de situarme seguro ante este evento que desbordaba mis esquemas mentales.

 »Me sentía agitado por dentro, y me turbaban las visiones de mi fantasía.

»Me acerqué a uno de los que estaban allí en pie y le pedí que me explicase todo aquello. Él me contestó exponiéndome el sentido de la visión: ‘

‘Esto es el fin. Así ha de concluir la historia de tu mundo. Ese que ves delante del Anciano es S.H. –El Señor de la Historia-, el cual es imagen de Él-Ser y su propio Hijo. Para S.H. Él-Ser ha hecho todas las cosas y todo tiene que ir caminando hacia su propio fin, hasta hacerse dignas de ser agradable a sus ojos y a su corazón.

»Yo no entendía nada, -aún no se me había dado el entendimiento espiritual-

»Y oí una voz que decía:

‘¿A quién enviaré? ¿Quién irá por nosotros?

»Yo sin pensar la respuesta dije:

 ‘Heme aquí. Envíame.

»¿Qué había hecho? ¿Cómo se me había ocurrido responder así? ¿Habían salido de verdad esas palabras de mi boca? ¿Quién me impulsaba a tomar esa decisión tan comprometida ante una llamada que no entendía? ¿Qué sabía yo de todo aquello? ¡Cuántas preguntas en tan poco espacio de tiempo! »¿Poco tiempo?…

»¿Cuánto tiempo había transcurrido en realidad? ¿Cuánto me quedaba aún por estar ante este acontecimiento? ¿Qué iba a suceder a continuación?

»Pues sucedió que se me acercó el propio S.H. y dijo:

‘Abre la boca y come lo que te voy a dar’.

Miré y he aquí que una mano extendía hacia él un libro enrollado.

Lo desenrolló ante mi vista, estaba escrito por dentro y por fuera.

Y me dijo: ‘Come lo que se te ofrece; come este rollo,

y ve luego a hablar a tu gente sobre ello.

Nutre tu vientre y llena tus entrañas de este rollo que te doy’.

Lo comí y fue en mi boca como miel por su dulzura.

»S.H. me explicó una vez que ya había concluido:

Sea que te escuchen o que te rechacen

no les temas, porque yo estoy contigo,

Mi fuerza y mi poder te sostiene en todo momento.

Diles que los que sois míos, estaréis conmigo en mi Reino.

»Yo me daba cuenta de que algo superior a mis propias fuerzas me impulsaba a aceptar todo aquello por encima de mi entendimiento…Y me dejé conquistar. Esto me seducía… y me dejé seducir

»S.H. proseguía:

‘Yo haré de ti como muro invencible,

Combatirán contra ti, pero no te vencerán,

Porque yo estaré contigo para salvarte, para liberarte.

Porque todo colabora para bien de quien me ama,

de aquellos a quien mi Padre ha elegido’.

»Cuando S.H. terminó de decir estas cosas, yo sentí que todo me daba vueltas… ¿Era yo o eran las cosas que se movían a mi alrededor?

»… Silencio… quietud… Paz…

 »El sol estaba alto y yo me encontraba en el mismo lugar en el que había visto aquella luz… ¿Cuándo…? ¿Había sido la noche anterior…? ¿Qué tiempo había realmente transcurrido? ¿Fue un sueño?

»¡Qué disparate! ¡Qué absurdo! ¡Qué inverosímil!

 »Pero algo dentro de mí me decía que aquello había sucedido y no lo podía ignorar.

»¡Era una realidad! Me sabía portador de un mensaje, había sido llamado a realizar una misión bien concreta y exigente. Me quemaba la urgencia de contar a todo el mundo la fuerza de esta experiencia.

»Pero… ¿cómo? … ¿Quién me va a creer?

»Y me decía a mí mismo: Esto hay que madurarlo. No puedo precipitarme. Es demasiado serio como para tomarlo a la ligera. He de darme una respuesta convincente primero a mí mismo, y cuando yo me lo crea de verdad, sabré como transmitirlo. Y con esta inquietud volví a casa. »Pasé todo el día incómodo y me decía:

‘No me acordaré más de él, y no hablaré en su nombre’.

Pero era en mi corazón fuego,

un fuego devorador retenido en mis entrañas.

No podía retenerlo y no podía soportarlo.

»Tenía la impresión de haberme metido en un callejón sin salida.

»¿Quiénes eran todas esas personas que así se habían apoderado de mí? »Sospechaba que me había puesto en contacto con seres superiores que me querían hacer cómplice de un proyecto que estaba por encima de las fuerzas humanas.

 »Por otra parte me veía impulsado a creer que había sido elegido para algo positivo para la humanidad, como mensajero del destino de la Historia.

»Confieso que esto no me disgustaba. Siempre me he sentido atraído por conocer el secreto de la existencia humana. Quizás ya lo llevaba en los genes. El caso es que ahí me encontraba yo aquel día. Con un insondable misterio ante mí. Y una misión que me seducía a la vez que me abrumaba.

»¿Qué partido tomar?

A MODO DE SUEÑO BÍBLICO

De todos es sabido que el Dios bíblico se comunica en muchas ocasiones con el hombre a través de sueños. Abraham (Gn 15,12), Abimelek (Gn 20,3), Jacob (Gn 28,10-22), José (Gn 37, 5-10), Samuel, Salomón,  Daniel, …incluso a José el esposo de María, por eso me he atrevido empezar esta novela a partir de un sueño de Andrés, donde se le reveló su vocación.

—Voy a contarte el principio de todas las cosas para que no te coja desprevenida y te vayas haciendo una idea de la realidad que te vas a encontrar.

»Aquella noche tuve un extraño sueño.

»Me encontraba durmiendo en una cueva situada en un monte y he aquí que oí una voz que me decía:

“¿Qué haces aquí Andrés? »

Yo respondí:

“He cruzado el umbral y quiero conocer el Misterio.

Sal y ponte de pie delante de la cueva.

He aquí que Él pasará.

Un viento muy fuerte sacudió la montaña y rompió la roca,

pero en el viento no lo descubrí.

Y después del viento un temblor.

Tampoco allí le vi.

Y después del temblor, fuego.

No estaba Él en el fuego.

Después del fuego oí un susurro

el ruido ligero de una brisa suave.

Cuando lo oí, me cubrí el rostro

y reconocí que en esa brisa estaba Él.

»Su presencia me llegó hasta los huesos. Fue entonces cuando advertí que le oía desde mi interior. Su voz la sentía brotar desde lo más profundo de mi propio ser:

“Pídeme lo que quieras.

“¿Qué he de pedirte? …

Dame un corazón que escuche atento,

Para que sepa descubrir las necesidades

de los que me rodean

Y sabiduría para poderles ayudar a discernir

entre el bien y el mal.

»Parece que le gustó mis deseos. Y prosiguió:

Llámame y te responderé,

te revelaré cosas grandes, inaccesibles,

que tú no conoces.

»Me desperté. Estaba amaneciendo, la ventana se había abierto y la brisa de la mañana me daba en el rostro.

»Yo sentía que aquello había sido algo más que un simple sueño. Había de verdad entrado en un ámbito misterioso, en un ‘espacio’ distinto, que nunca había experimentado. Todos los objetos de la habitación estaban allí, externamente todo permanecía igual, nada estaba alterado, pero… ‘algo’ o ‘alguien’ lo hacía diferente.

»Se había abierto una puerta invisible ante mí y yo había atravesado su umbral. Un umbral que me llevaba a otra dimensión, a ser diferente y definitivo”.

CON LA BIBLIA EN LA MANO

De nuevo vuelvo a retomar el libro, pero esta vez voy a comentar los diferentes textos bíblicos que el lector va a encontrar a lo largo de sus páginas.

Comienzo con un texto del libro de Proverbios que situé en la dedicatoria:

“Cuando la sabiduría entre en tu corazón, 
Y la ciencia sea grata a tu alma, 
 velará sobre ti la reflexión 

y la prudencia te guardará,
para librarte del mal camino” (Pr. 2, 10-12)

¿Por qué este texto?

Porque me gustaría que el lector se situara ante la novela con una actitud del sabio que se acerca a la novedad con profundidad, para aprender, para reflexionar en los asuntos existenciales, para orientar su vida por el buen camino.

Sabiendo que

NADA HAY NUEVO BAJO El SOL”
“Una generación va y otra viene;
pero la tierra permanece para siempre “

(Qoh 1,9)

Estas páginas no pretenden ser nada original, puesto que todo lo que el lector pueda encontrar en ella, o bien ya se ha escrito o se ha debatido, lo lamentable es que muy poco se
ha vivido.
Ya lo dijo el escritor sagrado: “nada hay nuevo bajo el sol”
Sin embargo, debo advertir que la información que aquí presento no es sólo un producto más de la imaginación, sino que responde a vivencias profundas de un colectivo humano que me
he permitido interpretar.
Este retrato social ¿es real… cuento… fantasía… utopía…?
Eso depende de donde tú lector te sitúes, al ir pasando sus páginas.
Yo sólo he procurado expresar, cómo la existencia humana puede ser testigo del misterio escondido en el corazón de cada hombre en su paso por la Historia, partiendo de mi
experiencia y mis conocimientos, después de leer, dialogar y observar a la gente más sana con la que tengo relación en lo cotidiano, guiada por mi intuición, he ido dando cuerpo a este relato permitiéndome hacer un discernimiento del análisis de la realidad.

Y el escritor sagrado completa su pensamiento diciendo:

Lo que fue, eso será;
y lo que se hizo, eso se volverá a hacer:
nada hay nuevo bajo el sol.
Si de alguna cosa se dice:
“Mira, esto sí que es nuevo”,
ya existía en los siglos
que fueron antes que nosotros.”

¿Y qué leemos en la contraportada?

La novela que tienes en tus manos se va desarrollando con tres protagonistas:
La agente M95 enviada al pasado histórico situándose en el año 2001. Viene de una
sociedad técnicamente muy avanzada, pero con unos fundamentos humanos que se
desenvuelven en un contexto de nihilismo relativista.
Un colectivo humano del presente, que trata de vivir sus quehaceres cotidianos,
dando sentido a sus búsquedas existenciales, siendo coherente con la misión que se
les ha encomendado.
Y un tercero que es el verdadero protagonista EL SEÑOR DE LA HISTORIA
¡Ah! puede haber un cuarto, tú lector si te sitúas y profundizas en tu propia historia
personal hasta poder decir:
“Yo te conocía de oídas, pero ahora te han visto mis ojos” Job 42,5

Con todo esto, hago una presentación del libro, invitando al lector a situarse ante la novela como “tierra sagrada”, como lugar del encuentro con lo transcendente, en la historia y más allá de la historia.


Un buen amigo

En vacaciones es muy recomendable que te acompañes de un buen amigo y ¿qué mejor que un interesante libro que nos relaje o que nos motive para continuar la vida?

Los que me vais siguiendo en este blog ya podéis captar de qué va. Pues he pretendido en ello, ni más ni menos que, ir comentando mi novela “S.H. el Señor de la Historia”. He querido acompañaros para que entendierais cada paso de los que fui dando a lo largo de sus páginas, intentando ayudaros a captar su filosofía. Estoy segura de que ésta no os ha dejado indiferente.

Hoy os propongo que la adquiráis para que disfrutéis de ella.

 La podéis encontrar en e-book en La casa del libro y en El Corte Inglés. También te lo puede adquirir Amazon, aquí te mando la reseña: https://amzn.to/3fEk721

Y si tenéis dificultad, a mí aún me quedan ocho libros que puedo enviaros a contrarrembolso. Escribidme a mi correo: marycarmenmur@yahoo.es y mandadme vuestra dirección. En agosto, que vuelvo de vacaciones, os prometo enviároslo. El coste es de 20E y todo va en beneficio de la asociación ACOMAR -Los sintecho de Alicante-

Esta novela es mi legado existencial. La escribí durante muchos años de reflexión; poco a poco iba plasmando lo que el Señor me decía, viendo en mi cabeza y en mi corazón hasta los más mínimos detalles, haciendo que sus protagonistas vivan una existencia ideal, según me imaginaba que podía ser el estilo de los seguidores de Jesús del siglo XXI, en un ambiente socioeducativo.

 Es mi manera de entender la presencia del Señor en la Historia.

Creo firmemente que todos somos elegidos para hacer una obra que va hacia la eternidad, pero también hemos sido creado con libertad de decisión. Somos responsables de nuestras disposiciones y resoluciones mientras vamos por el camino de la vida, y aunque el trigo y la cizaña coexisten en nuestro interior, he querido ayudaros a optar por lo bueno de la existencia humana.

Con todo esto, quiero invitar a cada uno/a en este momento, a que se pare en seco, y piense en lo esencial, sopese sus acciones cotidianas y analice si este es un momento de cambio de sentido que apunte a otras maneras de organizarse, de trabajar, de relacionarse, de… de en encontrarse consigo y comenzar nuevas formas de actuar para que su vida tenga el sentido para el que fue concebido/a.  

El Señor, que me fue conduciendo en este camino para que su anuncio ilumine al que lo lee, se encarga de que se extienda y de que su encomienda llegue tal como un día me lo transmitió. Confío en que este regalo de Dios te ayude.


TITULO: “S.H. EL SEÑOR DE LA HISTORIA”
AUTORA: Mª del Carmen Múrtula Villacieros
EDITORIAL: CIRCULO ROJO
 
Espero poder conectar con todos los que la leáis, segura de que se creará un vínculo imborrable entre nosotros, porque su novedad va más allá de lo cotidiano y su mensaje no os puede dejar indiferentes.

De niña a mujer (7)

» Habían pasado unos tres meses cuando un día, por pri­mera vez, no aparecí por la cabaña a la hora convenida. Él se cansó de esperarme y fue directamente a buscarme. Me encontró medio dormida en mi habitación. Bruscamente entró y me preguntó casi gritando:

‘¿Por qué no has venido?

‘Hoy no me apetecía —dije en un susurro de voz para evi­tar que me oyeran en las otras habitaciones, al tiempo que me incorporaba y me cubría hasta el cuello con la ropa de la cama.

‘¿Por qué? ¿Qué te ha hecho cambiar de opinión? —me preguntó cogiéndome fuertemente de un brazo para obli­garme a salir de la cama.

‘¡Suéltame! —le ordené forcejeando con él—. Me estás haciendo daño.

‘Perdona —Se disculpó soltándome. Y continuó sentán­dose a mi lado y llevándose mi mano a sus labios—. Pero es que me costaría mucho el que terminara todo así. Sabes que no podría pasar sin ti.

‘Pues tendrás que ir acostumbrándote, porque esto se acabó —le dije retirándole la mano.

‘¡Qué dices insensata!

‘Bueno, tarde o temprano tenía que suceder, así que tienes que saber que estoy embarazada —le confesé bajando los ojos como si con ello ocultara mis sentimientos de culpabilidad.

‘¿Cómo? ¿Estás segura? ¿A caso no te has cuidado como te advertí con aquellas pastillas que te di?

‘No. Tuve miedo y las eché por el váter.

‘¡Desgraciada ignorante! ¿Y ahora qué?

‘Ahora ya ves, esperando un hijo tuyo.

‘Esto no es lo convenido. A ninguno de los dos nos inte­resa. Tendrás que pensar en deshacerte del crío.

‘¡Eso nunca! —Le contesté con firmeza.

‘Pues si te empeñas en seguir, tú verás cómo afrontas la situación. Esto ha sido sólo culpa tuya porque eres una ca­bezona y como te empeñas en no seguir mis consejos ¡arré­glatelas! —Y dando media vuelta, se marchó dando un por­tazo que hizo vibrar los cristales de la ventana. Seguro que todos en la casa lo oyeron, pero de esto no tengo noticia. Allí, en mi habitación me pasé el resto del día, pero nadie se preocupó de mí.

» A la mañana siguiente traté de no encontrarme con mi madre, cogí cuanto dinero tenía ahorrado, metí mi ropa en una bolsa y después de dejar una carta encima de la cama, salí hacia la puerta de la finca, a esperar que mis hermanos marcharan a la escuela en la furgoneta. Les dije que iba a pasar unos días a casa de una amiga y me despedí de todos.

» En cuanto me vi sola, me dirigí a la estación y cogí el primer tren que pasó, bajándome en la última ciudad donde este moría.

—Sin duda que mi padrastro es un hombre muy inteligente —concluyó en su relato Elsa

Sabía que a la fuerza y con amena­zas no conseguiría su propósito de tenerme a su merced, como él pretendía. Y al verme tan resuelta perdió todos sus falsos en­cantos. Gracias a Dios pude salir de aquella situación, pues lo que más temía era verme indefensa ante su ternura y halagos y caer en la tentación de abortar como él pretendía. Ahora veo que era como una sutil araña envolviéndome en su tela. De ninguna ma­nera debía consentir más aquello que tanto me trastornaba y que podía llegar a convencerme de que tenía que abortar. ¡Matar a mi propio hijo! Ya sé que hay jóvenes que no piensas como yo, pero yo sigo creyendo que lo esencial en la mujer es la maternidad y no concibo el renunciar a ello por egoísmo o por lujuria.

» ¡He disfrutado tanto cuando la iba sintiendo moverse en mi interior!, ahora comprendo el gesto de las futuras madres tocán­dose la tripa porque ahí va sintiendo como va creciendo su bebé. Y ¿qué decirte del momento del parto? Cuando notas al bebé sa­lir y le ves todo amoratado y embadurnado como de una grasilla blanca y te lo ponen encima. Desde ese instante no puede nada, absolutamente nada, hacer que deje de ser tu bebé y ese momento queda grabado para siempre en tu corazón. Y piensas: ‘¡Es mi hija! Esa personita que tengo ahora sobre mi pecho, ¡es mi hija! Que ha estado todos estos meses viviendo, formándose, creciendo, ali­mentándose y respirando, porque yo la he protegido dentro de mí.

» Por todo esto nunca podré dar suficientes gracias al Señor por haberme librado de mi padrastro y haberme puesto en mi camino a Marta. Ha sido como si hubiera roto un pacto con el mismo diablo y encontrar compensación con las atenciones de un ángel. Esto ha sido Marta para mí. Sobre todo, me ha ayudado a confirmarme en mis principios, y ahora sé que, aunque hice mal, mis convicciones son rectas.

Quisiera hacerte unas preguntas. —Le propuso M95

—¡Adelante!

¿Cuántos años tiene tu padrastro?

—Cuarenta y dos y mi madre treinta y siete.

¿Otra?

—¡Vale!

¿Sabe tu madre dónde estás?

—No. Sé que es muy duro para ella, pero temo que si le doy cualquier pista él se lo saque y le dé por venir a buscarme. Pero tuve ocasión de mandarle una carta y le dije a Juan que la enviara desde otra ciudad. En ella le contaba parte de la verdad, lo sufi­ciente para que esté tranquila, pero nada le dije para que pueda localizarme.

Una última pregunta.

—Las que quieras.

¿Qué significa eso de que tú eras su amante?

—Bueno, eso le llamamos al hombre y la mujer que tienen relaciones íntimas sin estar casados. 

(Reflexiones de M95 ante su realidad)

¿Quién de nuestra sociedad sabe que la función principal de la existencia de la mujer es el ser madre? ¿Quién de nuestras jóvenes pue­den sospechar que son capaces de engendrar e ir formando en ella un nuevo ser como se hace en nuestros laboratorios? ¿Cómo reaccionarían estas mujeres si se enteraran que nuestras adolescentes desde el momento de su primera menstruación hasta los 21 año que celebran la mayoría de edad con el rito del cierre de la trompa de Falopio permanecen com­pletamente aisladas del mundo masculino? (4)

» Y yo me pregunto: ¿Qué función le queda por cumplir a la mujer en nuestra generación? ¿Somos individuos sin un papel propio, dado que se nos privó de nuestra función reproductora? ¿Es un avance el haber privado a la mujer de la experiencia de ser madre?

» Cuando he sido estos meses testigo de tantos sentimientos positivos respecto a este asunto, sin duda que me cuestiono nuevamente el poner en duda los avances de nuestra civilización en esta materia. ¿Es más humano que las relaciones sexuales se limiten a ser simplemente una satisfacción de los placeres higiénicos de los adultos?

» He aquí como hemos ido perdiendo el sentido relacional de la pareja y su misión de formar una familia. La madre probeta es la encargada de la gestación y el desarrollo del bebe. Hemos privado a nuestras mujeres de algo tan hermoso como debe ser (según he podido comprobar por la información de estos meses) la experiencia maternal de sentir el crecimiento de un bebé dentro de ellas.

¡Esto es impensable para nuestra generación femenina!

¿Otro avance del progreso de nuestra civilización?

__________

(4) Lo que ni ella misma sospecha es que todas las adultas de su generación fun­cionan con un ovario sólo, ya que, en aquella ceremonia, se lo extirpan para fecundarlo en los laboratorios maternos.

FIN del capítulo 15 DE NIÑA A MUJER

De niña a mujer (6)

» Mi madre anunció en una cena que iba a traer otro niño al mundo. Yo me sobresalté y casi me atraganto. ¿Por qué? ¿A caso no era lógico? ¿A caso no era aun joven y de buena presencia? ¿No era su marido un hombre atractivo y sensual? Todas estas preguntas me las hice en un segundo. Pero al mis­mo tiempo yo estaba rabiosa y confundida. Comencé a toser y me disculpé diciendo que no me encontraba bien y que me iba a retirar.

» A la mañana siguiente mientras seleccionaba los huevos que habían puesto las madrugadoras gallinas, me sentí ob­servada, me volví y allí estaba él sonriéndome.

‘Buenos días. ¿Ya se te ha pasado?

‘¿El qué? —pregunté tímidamente.

‘No sé, anoche dijiste que no te encontrabas bien y nos dejaste sin terminar la cena.

‘¡Ah ya! Mira Luis —me sorprendí, era la primera vez que no le llamaba “tío”—, no sé qué pretendes, pero yo no aguanto más esta situación.

¿Y bien? —comentó con una calma infinita que aumentó mi rabia.

‘¡Por favor, no me trates así! —notaba los ojos húme­dos—. No te comprendo, pero nadie me hace conmoverme de este modo y sé que esto no está bien.

‘¿De veras? —dijo cogiéndome de la barbilla y obligán­dome a mirarle—. ¿Ni siquiera Martín?

‘Esto es distinto. Es algo que supera mis fuerzas. Aunque sé que eres el marido de mi madre no puedo dejar de pensar en ti como hombre.

‘Que yo sepa eso es normal puesto que soy un hombre. Ven conmigo —me ordenó cogiéndome de la muñeca y ha­ciéndome caminar detrás de él casi a rastras.

‘¿A dónde me llevas?

‘No te preocupes y sigue me.

» Cruzamos las casas de los campesinos y caminamos por un sendero entre árboles. Yo conocía muy bien aquel paraje. De pequeña solía venir con mis hermanos a jugar y a buscar pájaros. Hacía mucho tiempo que no me acercaba por allí. Lo que no sabía era que él había construido una cabaña para la caza en medio de aquel bosque.

» Nos dirigimos hacia ella y Luis sacó de un árbol una llave con la que abrió la puerta. Me cedió el paso y cerró tras de sí. La estancia era sólo una amplia habitación con una chimenea y una mesa rustica en el centro rodeada de bancos hechos de troncos. En un rincón había un camastro y una alacena sin puertas donde estaban depositadas varias escopetas de caza, en otra pared una estantería repleta de bebidas y encima de la chimenea una cabeza de ciervo, que me impresionó por su realismo.

» Él se me acercó sonriendo tiernamente y cuando estuvo muy cerca de mí, me acarició las mejillas con ambas manos. Yo temblaba. Gruesas lágrimas comenzaron a rodar por mi rostro. Él las enjugaba con sus dedos casi sin rozarme.

‘No temas. Relájate. Yo también creo que esto tiene que acabar. Pienso que la única forma de que encuentres la paz contigo misma es dejar de luchar con tus sentimientos —esto decía mientras me iba despojando de mi ropa—. Ya verás como todo es más sencillo de lo que te has imaginado. No te voy a hacer ningún daño.

» Pero yo no cesaba de llorar, a pesar del susurro de sus tiernas palabras. Mientras me iba empujando suavemente hacia el suelo y acariciaba mi desnudo cuerpo de niña-mujer. ¡Hasta que me hizo suya!

» Estaba tan tensa que fue como una descarga eléctrica es­tallando en mi interior y recorriendo todo mi cuerpo. ¡Aquella sensación era más fuerte que yo! Pero a pesar de todo algo en mi seguía rebelándose. ¿Qué estás haciendo Elsa en brazos de tu padrastro? ¡Todo me daba vueltas! Busqué sus ojos, en ellos vi ternura y comprensión. Me estremecí y empecé a relajarme.

» Permanecimos tendidos en la moqueta que cubría el suelo. Yo intentaba serenarme. Él me esperaba mientras ju­gueteaba con los dedos de mi mano, llevándoselos a su boca, mordiéndolos suavemente y besándolos. Por fin, cuando notó que mi respiración era normal, se dio media vuelta incorporándose y colocándose boca abajo apoyándose en el suelo con los codos me preguntó sonriéndome, al tiempo que me retiraba suavemente el pelo que caía sobre mi frente:

‘¿Estás ya tranquila?

‘Creo que sí —le contesté tratando de sonreír.

‘¡Me alegro! No fue tan malo ¿no? —murmuró acercán­dose y besándome en la frente.

“Yo me incorporé y sin responderle tomé la ropa y co­mencé a vestirme.

‘Quisiera que te calmaras —continuó al ver mi silencio—. Estás muy tensa y así no puedes disfrutar.

‘No creo que tenemos que permitirnos esa clase de dis­frute.

‘¿Por qué? ¿Acaso no somos dos adultos que nos senti­mos atraídos el uno por el otro?

‘Creo que esto no es lo adecuado. No se puede actuar como animales, sólo movidos por una atracción meramente física. Hay una moral, una ética, una ley de Dios…

‘¡Todo esto no son más que normas frustrantes! Si Dios nos ha hecho así y ha querido que nos encontráramos, no puede ninguna ley ponerse como obstáculo. Si nos sentimos atraídos el uno por el otro ¿qué ley puede ir en contra de la ley de la naturaleza? ¿No te parece que sería una ética poco humana?

‘¡Ojalá nos hubiéramos conocido en otras circunstan­cias! Pero la realidad se impone y ella es nuestra juez.

‘¿Qué culpa tenemos nosotros de que el destino haya ju­gado así con nuestras vidas? Lo que aquí cuenta es que sen­timos mutua atracción y queremos vivir esta relación adulta.

‘¿Y mi madre? —dije en un hilo de voz. Estábamos los dos de pie tratando de colocarnos las respectivas ropas. Él me contestó muy bruscamente:

‘¡Otra vez! No estropees el idilio del momento. Ya te dije que ella no tiene que ver nada con todo esto.

‘¿No? Pero te atreves a seguir hasta dejarla de nuevo emba­razada —le acuse en el mismo tono, poniéndome con las ma­nos apoyadas en las caderas en un gesto desafiante—. ¡Eres un monstruo! ¿Es que quieres tener un harén en tu casa?

‘¡Eso es problema mío!

‘¿Sólo tuyo? ¡Dos mujeres!

‘No seré el primero.

‘No me gusta esta situación —comenté como si hablara para mí misma—. ¡Es tan distinto a lo que siempre había soñado!

» Él, cambiando de tono, se me acercó acariciándome los brazos y me dijo:

‘Puede ser realidad tu maravilloso sueño si te olvidas de prejuicios y escrúpulos.

‘No sé, no me atrevo, lo llevo tan dentro…la vedad es que no se si quiero.

‘Si me dejas que te ayude, pronto se te pasarán esos sen­timientos de culpabilidad. Te invito a que nos veamos de nuevo aquí mañana a la hora de la siesta ¿vale?

‘Ya lo pensaré.

» Pero no falté. Él lo tenía todo previsto, me entregó unas pastillas y me insistió en que me las tomara, porque era ob­vio que debería evitar un embarazo de nuestras relaciones. Así fue como me convertí en su amante. A partir de aquel momento las citas se frecuentaban. Él me mandaba recado cuando le parecía oportuno, procurando ser muy discreto para no levantar sospechas.

De niña a mujer (5)

» Durante la vuelta de la noche siguiente no ocurrió nada. Yo me preguntaba, a medida que nos acercábamos a casa, si habría soñado lo de la noche anterior. Estuvimos callados durante todo el trayecto, al parecer ninguno de los dos está­bamos por romper el silencio.

‘¿Ni si quiera me vas a dar un beso de buenas noches? —me dijo cuando ya habíamos descendido del coche.

‘¡Oh, sí, claro!

» Me acerqué y le di un beso en la mejilla al tiempo que le decía:

‘Buenas noches, tío Luis y gracias por todo.

» Me di la vuelta, pero él me cogió del brazo y me hizo girar hacia él diciendo:

‘No, así no.

» Me abrazó y me besó en la boca. Pero yo me resistía. Me sentía tensa y agresiva. Él se apartó con brusquedad y me dijo:

‘Lo siento, no me gusta forzarte.

‘No es eso. Lo que pasa es que… Bueno, supongo que tengo que ir haciéndome el ánimo de que las cosas tienen que cambiar entre nosotros.

‘Entonces, esa resistencia no significa que me rechazas —era más una afirmación que una pregunta.

‘Supongo que no, pero creo que necesito tiempo para poder poner nombre a esta nueva situación. Me gustaría que respetaras mi ritmo.

‘De acuerdo. Sabes que te estaré siempre esperando.

» Cerró la puerta del garaje y nos dirigimos a casa. Antes de entrar le pregunté:

‘Y, ¿qué pasa con mi madre?

‘¿Con tu madre…? ¿Qué pasar? Que yo sepa, nada. ¿Por qué me haces esa pregunta?

‘Bueno… ¿piensas dejarla por mí?

‘¿Dejarla…? ¿Por qué? Tu madre es mi esposa ¿no?

‘¿Ah sí?… Y yo, ¿quién soy?

‘Esto es distinto. Tú… tú eres mi… sí, mi discípula. Eso. Y yo soy tu profesor. Ahora que, te aconsejo que no le digas nada de todo esto, quizás no lo entienda y se sienta celosa.

» Y sin más comentarios me hizo entrar sigilosamente en la casa dormida.

» Aquella noche el hombre de mis pesadillas tenía un ros­tro ¡mi padrastro!

‘Bueno, Elsa. Esta es la última noche que viajamos solos. Mañana como es el último día de la feria, vendremos toda la familia a celebra la despedida de los feriantes. Supongo que te lo habrás pasado bien ¿verdad?

‘¡Oh sí, tío Luis! Han sido noches perfectas. ¡Como nun­ca podía haberlas soñado!

‘Y… ¿Qué hay del chico “más interesante”? ¿Quieres ha­blarme de él?

‘Pues…, se llama Martín y este año termina la secundaria. Estu­dia en un instituto de la ciudad, pero su familia vive en el pueblo.

‘¿Y te ha dicho que quiere seguir viéndote?

‘Bueno, él vuelve al pueblo todos los fines de semana y sí me ha dicho que le gustaría encontrarse conmigo en la disco­teca algún sábado, pero yo no le he dado muchas esperanzas.

‘¿Por qué no? No me digas que a estas alturas no tie­nes confianza para pedirme que te siga haciendo este favor. ¿Cómo has dudado que yo haría esto por ti? —en su voz había mezcla de enfado e ironía.

‘Bueno… Pensé que esto se acababa con el fin de la feria.

‘¡Pobre Elsa! Como el cuento de la cenicienta ¿no?

‘Pues… ¡Algo así!

‘¡Pues no! Pienso que como ella mereces ser feliz. Y aun­que también eres huérfana, tienes un padre que quiere ayu­darte a que lo seas. ¿Sigues aun dudándolo?

‘No, pienso que no —dije con timidez mirándome las manos.

‘Así está mejor. De todas las maneras creo que te tienes que espabilar, pues puede haber alguna más viva que tú, que te lo quite. ¿No has pensado en eso?

‘Sí, puede ser. Pero ¿qué voy a hacer? No puedo forzar al destino.

‘No forzarle no, pero sí darle facilidades para que se convier­ta en tu aliado y conseguir un futuro favorable. ¿No te parece?

‘Tal vez.

‘¡Pues claro! Ya iremos pensando en posibles estrategias. Quizás tengas tú algo ya en mente.

‘En realidad no, puesto que no quería hacerme ilusiones por si esto no continuaba.

‘Pues ya ves que por mi parte sí que va a seguir. Así que vete haciendo a la idea y le dices mañana que el próximo sábado os veréis.

‘Gracias así lo haré —me quedé en silencio.

» Durante un buen rato sólo se oía el rodaje del vehículo por la carretera desierta.

‘¿Cuándo quieres que continuemos las clases? —dijo con los ojos fijos en la carretera. Yo temía esa pregunta y como nada respondí, continuó—. Vamos a estar una semana sin tener otra oportunidad.

» ¿Qué hacer? Me volví a mirarle con timidez y le pregun­té algo nerviosa:

‘Bueno, ¿y cuál sería la próxima lección?

» Aparcó el coche fuera de la carretera.

‘Me parece que estaremos más cómodos si salimos del co­che, no creo que tengamos frío, hace una noche estupenda.

» Me ayudó a salir muy gentilmente y sin soltarme de la mano nos adentramos en un pequeño bosque y nos pa­ramos debajo de un árbol donde había un buen sitio algo ocultos desde la carretera. Colocó su gabán en el suelo para evitar la humedad y aún los dos de pie se me acercó hasta rozarme con sus labios los ojos. Yo le acariciaba el pelo y le dejaba que recorriera con su boca todo mi rostro. Poco a poco me iba empujándome hasta quedar sentados encima del gabán.

‘¡Oh, Elsa, Elsa! Eso de las lecciones es una excusa tonta. Quisiera estar seguro de que correspondes a mis sentimientos.

‘Eres la mejor persona que conozco —le comentaba mientras sentía sus besos en mis orejas y en mi cuello—. Siempre estaré en deuda contigo, pero tienes que tratar de frenar esos arrebatos. Yo, aunque presuma de lo contrario, sólo soy una niña asustada ante tus lecciones.

‘No, no lo eres, y la verdad es que me estás volviendo loco y quisiera hacerte mía.

‘No, Tío Luis, no puedes pedirme esto. Sé que siempre has hecho lo posible por no forzarme, pero creo que esto debemos de evitarlo, no quiero verme en una situación que luego no pueda remediar.

‘Yo sé, cómo se puede controlar. Hay métodos…

‘No siempre son eficaces —le interrumpí poniéndole mis dedos sobre sus labios—. Además, quisiera, cuando llegara el momento, no renunciar a la maternidad. Y en cuanto a esas cosas, estoy convencida de que cualquier procedimien­to contra la naturaleza tiene que ser perjudicial, no sólo físi­ca sino también psicológicamente.

‘¿Quién te ha metido esas ideas en la cabeza? —dijo se­parándose bruscamente.

‘No quiero que te enfades —le susurré cariñosamente acariciándole la mejilla—. Pero tienes que respetar mi ritmo. No creo que estoy preparada para llegar donde tú quieres que lleguemos. Yo intentaré hacer todo lo que me pidas para hacerte feliz, pero no me pidas eso.

‘¿Tú crees que se puede hacer feliz a una persona sin sa­tisfacer sus deseos?

‘No todos los deseos son lícitos. Y este tuyo hacia mí no lo acepto como tal. Así que te tendrás que conformar con lo que te pueda dar.

‘Bueno, ya veo que necesitas más tiempo —dijo mirán­dome fijamente y haciéndome estremecer. Me volvió a abra­zar más firmemente.

» En mi interior ardía un fuego intenso y agónico, pero mi mente me obligaba a mantenerme firme. Puso su cabeza en mi regazo y me gritó con un gemido:

‘¡Oh, Elsa! No sé si podré resistirlo. Temo no tener pa­ciencia ni sosiego.

‘Ya verás que sí. Yo te ayudaré.